Home

laplaçadeldiamant_larescisiondeplatonEl pasado 24 de noviembre tuvimos otra reunión en el querido club de lectura de la biblioteca Julia Uceda. En esta ocasión, el título que íbamos a comentar era La plaça del diamant, de Mercè Rodoreda. Aquello me encogió el corazón. Se me agolparon los recuerdos, buenos y malos, de una época pasada con la que aún no he conseguido reconciliarme…

Nunca antes había escuchado «La plaza del diamante», en castellano, ni para la obra ni para el topónimo. Aquello, de entrada, me entristeció. «La plaza del diamante» no es lo mismo que «La plaça del diamant», ni para mí ni para nadie que conozca el lugar y las influencias de aquella historia en los habitantes de la ciudad, Barcelona. Eso me llevó a sentir, posiblemente con una tremenda carga de prejuicios, que hay libros que no se pueden traducir. Lo primero en lo que pensé fue, ¿cómo habrán traducido al castellano eso de colometa? Efectivamente, en el debate supe que en la traducción se pierden tantos matices, tantas emociones y tanta riqueza, que dudé de lo que hasta ese momento había defendido: el traducir un libro a otra lengua es siempre enriquecedor. Entendí claramente el verdadero significado del traductor como traidor y supe que, muchas veces, así era.

No podía leer la obra en castellano, por una cuestión emocional: no puedo pensar a la Rodoreda si no es en catalán; me duele saber los matices que en otras lenguas se pierden de su universo, todos necesarios para conocerla, para entender su mundo y sus letras, para respetar la relación emocional que cualquier catalán tiene con la escritora. Tampoco, en ese momento, me apetecía volver al libro, ni siquiera en catalán. Hacía unas semanas lo había revisado y había pensado que algún día no muy lejano lo retomaría, pero no sentía que ese fuera el momento, así que me acerqué a la reunión con lo que recordaba de la primera lectura, hace unos 10 años. Fue bonita y dio pie a muchísimas opiniones tanto del libro como relacionadas con el libro.

Se hizo intenso y largo el debate sobre las diferencias, tanto de clase como de sexos (no me gusta hablar de género más allá de las palabras). En este caso había que contextualizar que la historia mostraba el horror y la perspectiva histórica tras la guerra, pero que, muy a nuestro pesar, muchas de las escenas siguen ocurriendo actualmente. Un debate muy enriquecedor en el que las opiniones fueron varias: ¿las jóvenes de hoy seguían igual o habían cambiado en algo? ¿Estaban consiguiendo cambiar algo? Se llegó a la conclusión de que actualmente la mujer sigue estableciendo el mismo tipo de rol y de relaciones que se describen en el libro, pese al paso del tiempo y los esfuerzos.

Me pareció bonito que se tocara otro punto, el de la simbología de las palomas en el texto, algo que si se lee en castellano, en cierta manera, podría pasar desapercibido. Las palomas presas como símbolo de claustro y sumisión de Natalia, la protagonista, la cual las mata cuando decide acabar con aquella vida de sufrimiento y violencia. Su apodo como parte de todo este juego de maltrato, La Colometa, o lo que en castellano sería ‘Palomita’.

Se habló también de la figura del maltratador, en Quimet; de la pérdida completa de identidad de Natalia; de los detalles descriptivos que ayudan a conocer mejor a los personajes, tanto a los principales como a los secundarios como, por ejemplo, a la madre del Quimet.

Por último, no pudimos dejar de admirar el estilo de la Rodoreda, su uso de un lenguaje hermoso, por su precisión y por lo poético.

Pese al impacto emocional al que me he referido antes, me supuso una bonita tarde, como siempre, de reencuentro y literatura, pero, además esta vez, de recuerdos, amor y de cuestionar mi pasado y mi presente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s