Home

intemperie_larescisióndeplatónEl pasado 24 de octubre tuvimos una sesión del queridísimo Club de Lectura de la biblioteca Julia Uceda, el que frecuento desde hace ya 3 años. Una cita imprescindible en mi agenda, por lo que aprendo, por lo que comparto y por el rato de cariño y alegría que el poeta y editor José María Gómez Valero bien coordina.

En esta última reunión compartimos impresiones de la novela Intemperie, de Jesús Carrasco, para la que tuvimos solo palabras de admiración. Elegante y atrapante, por la historia y por el impecable uso del lenguaje con el que consigue mantener la atención del lector.

Fueron muchas las aportaciones de los compañeros al respecto, desde la simbología de cada uno de los personajes (¿Hay un cierto paralelismo entre el pastor y el niño? ¿Podrían considerarse la misma persona?),  pasando por reflexiones sobre el paisaje (¿Un personaje más?), la no aparición de nombres propios en toda la historia, la tampoco aparición de marcas temporales, el comienzo del libro en el que el niño aparece con una postura fetal (¿Embrión de la aventura?), la importancia del agua (¿Simbología cristiana?), la entereza con la que el ¿niño? supera todas las pruebas existenciales que se le anteponen…, entre lo que más llamó mi atención.

A nivel personal, creo que se trata de una historia dura pero cargada de ternura, con un excelente y cuidado uso del lenguaje. Además, la constante necesidad de usar el diccionario hace más enriquecedora la lectura. Y, también hablamos de esto, no olvidemos la fluidez en la narrativa. Incluso usando palabras con mucho peso, barrocas, la adjetivación y conexión entre oraciones es perfecta, de manera que el texto corre de forma ágil, lleno de acción, de vida. Todo esto posibilita que el autor sea capaz de hacernos partícipes del entorno desde el continuo movimiento, desde el verbo.

Sin más, puedo decir que he descubierto a un “buen escritor”, porque cuenta una historia que conmueve y lleva a la reflexión; porque, además, conoce y sabe usar la herramienta con la que trabaja: el lenguaje. Como bien indicaba José María, el lenguaje cobra forma en esta narración junto con la historia. Dos elementos indisolubles que, como debe ser, crean Literatura (sí, con mayúscula). No nos olvidemos del lirismo que envuelve prácticamente a toda la obra, las imágenes poéticas no faltan. Indiscutiblemente, un escritor muy necesario y que, personalmente, me ha servido como un ejemplo optimista de la historia de la literatura española en la actualidad.

Para saber más de Jesús Carrasco, os dejo el material que José María nos aportó mientras leíamos el libro. Esta excelente entrevista en vídeo y esta otra desde eldiario.es.

Muy aconsejable su lectura, por no decir NECESARIA.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s