Home

Un sépalo y un pétalo, una espina,

una mañana más de algún verano,

un pomo de rocío, un par de abejas,

las piruetas del viento entre los árboles.

Y aquí estoy yo, una rosa.

 

**********

 

Con finezas tan nimias

como libros o flores

se plantan las semillas de sonrisas

que van a florecer entre las sombras.

 

**********

 

Para el alma nacida tierra adentro

salir el mar es júbilo,

dejar atrás las casas, la ribera,

meterse en la profunda Eternidad.

Hemos vivido siempre entre montañas,

pero ¿puede el marino comprender

la divina embriaguez

de la primera legua por el mar?

 

**********

 

La margarita sigue dócilmente

los caminos del sol,

hasta que acaba su paseo de oro

y se sienta muy tímida a sus pies.

El sol cuando despierta ve a la flor.

“Vagabunda, ¿por qué has venido aquí?”

“Porque el amor es dulce.”

La flor somos nosotros, y Tú el sol.

Perdónanos si cuando mengua el día

sigilosos a Ti nos acercamos.

Enamorados del ocaso esquivo,

de la paz, de la huida y la amatista,

de los dones que en sí trae la noche.

 

**********

 

Yo no soy nadie, ¿y tú?

¿No eres nadie tampoco?

Entonces somos dos, guarda el secreto.

Ya sabes que podrían desterrarnos.

¡Es un horror ser alguien!

Pregonarlo lo mismo que una rana

que proclama su nombre todo el día

a la admirada charca.

 

**********

 

Era un poeta, o sea

sacaba algún sentido sorprendente

de los significados ordinarios;

y una esencia infinita

de todas nuestras cosas

que tienen que morir en los umbrales;

tal vez fuimos nosotros los que antes

las inmovilizamos.

El poeta descubre

imágenes, y es él quien nos permite

que tengamos, aun siendo paradoja,

la pobreza sin fin.

El inconsciente robo

de una parte no va a quitarle nada,

pues todas las riqeuzas que posee

nada son para el tiempo.

 

**********

 

Es la Naturaleza lo que vemos:

la colina, la tarde,

el eclipse, la ardilla y el moscón;

no es el Cielo más bien,

lo que oímos es la Naturaleza,

porque es lo que sabemos.

No obstante, no acertamos a decirlo;

nuestra Sabiduría es casi nada

ante su Sencillez.

 

**********

 

Lo mismo que si el mar se retirase

dejando ver un mar aún más lejano,

y éste a su vez igual con otro mar,

siendo los tres tan sólo conjeturas

de otros mares posibles

que no tienen orillas…

Todos ellos al borde todavía

de mares no nacidos.

Eso es la Eternidad.

 

**********

 

Acudió a la llamada, renunció

a todos los juguetes de su vida,

dedicándose a los nobles quehaceres

de mujer y de esposa.

Si en este nuevo día echó de menos

esa holgura y el miedo que eran propios

de su antigua actitud, si se desgasta

el oro a fuerza de uso,

no consta en ningún lado… Como el mar

hace crecer las algas y las perlas

sin que nadie más sepa a cuántas brazas

de profundidad viven.

 

**********

 

Si abolimos la escarcha

será siempre verano;

que existan estaciones

depende de nosotros.

 

**********

 

Que personas como éstas hayan muerto

nos permite morir con mayor paz;

que hayan vivido es una garantía

de la Inmortalidad.

 

**********

 

No existirá en tu largo Paraíso

de luz ni un solo instante

en el que eche de menos el teatro

del mundo y compañía de mortales.

 

**********

 

Una palabra muere

al salir de los labios,

dicen algunos.

Sin embargo, yo creo

que su vida comienza

en ese instante.

 

**********

 

Se desvanece el tiempo más feliz

sin dejar ningún rastro;

porque el dolor no tiene alas ni plumas,

o pesa demasiado para el vuelo.

Anuncios

Un pensamiento en “_Algunos poemas_, de Emily Dickinson

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s