Home

El agua se aprende por la sed;

la tierra, por los océanos atravesados;

el éxtasis, por la agonía.

La paz se revela por las batallas;

el amor, por el recuerdo de los que se fueron;

los pájaros, por la nieve.

 

**********

 

“La esperanza” es esa cosa con plumas

que se posa en el alma

y canta una canción sin letra

y nunca, nunca se calla.

Y más dulce suena en el temporal,

y fuerte debe ser la tormenta

que pueda acallar al pajarillo

que a tantos consuela.

Lo he oído en las tierras más frías

y en los más exóticos mares,

aunque jamás me pidió una migaja,

ni en las mayores adversidades.

 

**********

 

Yo no soy nadie. Quién eres tú.

También tú no eres nadie.

Entonces ya somos dos.

No lo digas. Lo pregonarían, ya sabes.

Qué aburrido ser alguien.

Qué ordinario. Estar diciendo tu nombre,

como una rana, todo el mes de junio,

a una charca que te contempla.

 

**********

 

No puedo estar sola,

pues me visitan multitudes;

incontables visitantes

que irrumpen en mi cuarto.

No tienen ropas, ni nombres,

ni tiempo, ni país;

tienen casas compartidas,

como los gnomos.

Su llegada puede ser anunciada

por mensajeros, en lo interior;

su partida, no,

pues nunca se marchan.

 

**********

 

Cuántas flores mueren en el bosque

o se marchitan en la colina

sin el privilegio de saber

que son hermosas.

Cuántas entregan su anónima semilla

a una brisa cualquiera,

ignorantes del cargamento escarlata

que a otros ojos lleva.

 

**********

 

Temo a la persona de pocas palabras.

Temo a la persona silenciosa.

Al sermoneador, lo puedo aguantar;

al charlatán, lo puedo entretener.

Pero con quien cavila

mientras el resto no deja de parlotear,

con esta persona soy cautelosa.

Temo que sea una gran persona.

 

**********

 

Qué bueno regresar a mis libros

-término de los fatigados días-.

Casi compensa la abstinencia,

y el dolor se olvida con el placer.

Como aromas que confortan a los invitados

en el banquete, mientras esperan,

esa fragancia aligera el tiempo hasta que llego

a mi pequeña biblioteca.

Puede haber desolación afuera,

lejanos pasos de hombres que padecen,

pero la fiesta suprime la noche

y hay campanas, interiormente.

Doy las gracias a estos Parientes del Estante.

Sus caras apergaminadas

nos enamoran mientras esperamos,

y nos satisfacen al alcanzarlas.

 

**********

 

Estar vivo es tener poder.

La existencia, por sí misma,

sin más aditamientos,

es suficiente poderío.

Estar vivo y desear

es ser poderoso como un dios.

Aquel que, siendo mortal,

tal cosa consiguiera,

sería nuestro Creador.

 

***********

 

Dios dio un pan a cada pájaro,

pero solo una migaja a mí.

No me atrevo a comerla,

aunque perezca.

Tenerla, tocarla,

es mi doloroso placer.

Confirmar la hazaña que hizo mío el pedacito.

Demasiado feliz, en mi suerte de gorrión,

para codicia mayor.

Puede haber hambruna en torno mío

que yo no perderé una miguita siquiera.

Tan espléndida mi mesa resplandece.

Tan hermoso mi granero se muestra.

Me pregunto cómo se sentirán los ricos,

los maharajás, los condes. Yo creo

que, con solo una migaja,

soy soberana de todos ellos.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s