Home

MANDAMIENTO

Amar a cada uno por su nombre

en un idioma impar, íntimo código

en el que cada sílaba sea un mimo.

Amar a cada cual por la manera

intrépida o celosa de apretar

el paso en la borrasca y por el cúmulo

de discapacidades que lo azoran.

Amar a cada prójimo en su fe

por la ráfaga débil que lo surca,

por sus contradicciones, sus bostezos

y el temblor de sus piernas entumidas.

Amar a contrapelo, amar a ciegas,

celebrar  que tendemos hacia el otro

el pulso, sin que nadie nos lo mande.

**********

Life is what hgappens tou yoy/while you´re busy

makig other plans

JOHN LENNON

TAXIDERMISTAS

Somos de fuego y adoramos la ceniza;

nos da pavor la quemadura y somos llamas.

Taxidermistas, traficantes

del ingrato suicidio rutinario

del miedo y la renuncia,

embutimos la muerte en las agendas

con estopa de planes y proyectos

mientras la vida pasa y nos invita

a su delirio de molinos,

al soberbio festín de las palabras,

al aguacero de la música,

a los masajes y a los dátiles.

**********

Aunque las moscas entren/nunca tengas la

boca cerrada

MANUEL PACHECO

COMPAÑERO ENEMIGO

Compañero enemigo, nos convocan

los bárbaros tambores, las sirenas

leprosas de la guerra, el olor acre

que reclama genética venganza.

Desobedeceremos, cruzaremos

los cuchillos delante de la lumbre

en la tierra de nadie, que es mi tierra,

nuestra tierra sin planos ni alambradas.

Y allí compartiremos el arroz

y la perplejidad de estar tan vivos

entre tanto cadáver contagioso.

Compañero enemigo, no te mueras,

ni me mates, ni huyas, ni te rindas

que tenemos que hablar de muchas cosas.

**********

APUNTES PARA OTRA POÉTICA

Nadar contra corriente. Ese es el plan.

Cada uno lo sigue a su manera.

Hay quien se abraza a un árbol

y quien mide las nubes,

quien se arrodilla y quien se alza,

quien se persigna y quien abjura.

Sortear aduanas ortográficas,

recolectar parábolas, excitar

a los umbríos rumiantes del idioma.

Nadar contra la terca acometida,

desanudar la telaraña.

Nadar sin brújula

ni orillas a la vista.

No hundir al otro en nuestro nado.

No hundir al otro.

**********

EN EL PRINCIPIO, EL TACTO

Progresaron como árboles, pinzados

por la sangre común de sus raíces:

perezosos, soberbios, ignorándose.

Soportaron el trueno, las nevadas,

fertilizados por la misma lluvia

pero solos, rotundamente solos;

uno al lado del otro, pero solos.

Y, de improviso, el viento o algún pájaro

o la vida, la vida como su aliento

que rinde y que derrite las cadenas,

movió una rama al fin lo suficiente

para rozar las copa del vecino.

Y, en ese tacto, luego reiterado

hasta la confusión de los dos cuerpos,

reconocieron un idioma antiguo;

tal vez, sólo tal vez, se comprendieron.

**********

FE EN LA ERRATA

Las flechas desviadas, al final,

aciertan otro blanco;

las derivas desvelan continentes;

alguien huele y adopta

las cartas sin remite.

Cada desliz da cuerda,

cada gazapo prende.

El día que acudí

al sitio equivocado, a la hora impropia,

allí estaba esperándome

la muchacha más linda

de este baile de locos en desahucio.

**********

CÍRCULO

Este papel, ahora tan blanco y liso

que reparte la tinta con cierta autonomía

de la mano y la cabeza que lo van emborronando,

muy pronto, en un cajón, olvidado por todos,

se arruinará en silencio.

Y, arrugado y oscuro,

volverá a oler madera,

parecerá corteza,

será, de nuevo, árbol.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s